Consejo de Dieta Saludable del mes de Julio - ¿Sabemos cómo cocinar las verduras?

17 JUL 2015

Las verduras son un alimento fundamental en cualquier dieta. Por este motivo es necesario que a diario ingiramos alguna cantidad de verduras. A pesar de saber esto hay muchas personas que las evitan porque les resultan indigestas, les dan gases o no saben bien cómo prepararlas. Por ello en esta ocasión queremos destacar las mejores maneras y más nutritivas de preparar verduras.

Ante todo es necesario saber que las verduras son una fuente importante vitaminas, minerales y fibra. Pero las vitaminas son un nutriente muy delicado que se pierde con facilidad. Por ello la preparación es esencial a la hora de preservar la mayor cantidad para que nuestro cuerpo se beneficie de ellas.

Como podemos cocinarlas:

Comerlas crudas  

Desde luego que la mejor manera de conseguir todos los nutrientes que las verduras nos ofrecen es consumirlas crudas!

A la brasa

Una muy buena forma de cocinarlas es a la brasa. Es decir, se trata de trocear las verduras y una vez lavadas, ponerlas sobre la plancha. De este modo las someteremos al calor para cocinarlas. Pero no hay que olvidar que por el efecto del calor muchas vitaminas, como por ejemplo la C, se perderán o si quedan serán muy pocas.

Asadas

Asadas es otra forma similar a hacerlas a la brasa. Aunque en este caso es habitual un menor uso de grasa en su preparación, ya que no añadiremos aceite en ningún momento mientras las estamos cocinando. Pero al someterlas al efecto del calor elevado perderemos parte de las vitaminas.   

Al vapor

Otra de las formas que mejor se ajustará a una digestión perfecta y a una conservación máxima de las vitaminas es cocinar las verduras al vapor. Dentro de las formas de preparación puede ser la mejor, ya que el cambio de temperatura es progresivo, por lo que la conservación vitamínica es mayor.

Freir las verduras

Una forma también muy tradicional de preparar las verduras es friéndolas. De todas las formas de cocinar las verduras es la menos recomendable, ya que la pérdida de vitaminas es elevada, pues el cambio de temperatura y estado es rápida. A esto hay que sumar que las verduras se frien en aceite hirviendo, lo que aportará toxinas y grasa que a la larga ralentizará la digestión y la asimilación de los nutrientes.

 

Fuente: Vitonica.com